Han pasado algunos ciclos desde que empezaste a estudiar en la universidad. De pronto, entras en pánico al darte cuenta que la carrera profesional que elegiste no es la indicada y te preguntas ¿qué debo hacer ahora?, ¿cómo se lo digo a mis padres?

¡Tranquilo! Lo primero que debes hacer es analizar la situación. Piensa en las razones para dejar la carrera y si realmente quieres estudiar otra. Considera que has invertido tiempo y dinero en tus estudios.

Cuestiónate si tu elección fue por obligación a pedido de tus papás, si pensaste que la carrera era distinta a la que tenías en mente o si sencillamente descubriste que no te hace feliz. No te precipites al tomar la decisión.

¡Me cambio!

Si al final decidiste que quieres cambiar de carrera, haz las cosas de forma distinta. Esta vez piensa en tus gustos, tus habilidades y en tu personalidad. Partiendo de eso, elige una nueva carrera e investiga todo sobre ella: en qué universidades la imparten, el plan de estudios, etc.

Conversa con alguien que ya esté estudiándola, así podrás conocer esa carrera profesional desde otra perspectiva. Además, no te centres en las universidades más conocidas, explora la oferta. En internet existen diversas opciones de escuelas que pueden servirte. ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *