Las matemáticas están en todas partes y su aplicación permite que disfrutemos, gracias a los algoritmos matemáticos, de los navegadores y plataformas virtuales albergados en internet. Así como, gracias a la teoría de números, los mensajes encriptados en WhatsApp. Es fascinante saber que la aplicación de las matemáticas las encontramos en muchas de nuestras actividades cotidianas.

Por ello, quisimos citar y conmemorar la labor de siete grandes matemáticos peruanos que han contribuido con el desarrollo de nuestro país gracias a su trabajo en investigación y docencia.

Mariano Dámaso Beraún: nació en Huánuco en 1813 y a la edad de 24 años se graduó como Doctor en ciencias matemáticas en 1837. Enseñó matemáticas y física, siendo considerado un extraordinario docente en el Convictorio de San Carlos. En 1861 publicó su famoso “Ensayo sobre la trisección del ángulo», donde muestra un nuevo método para dividir el ángulo en tres partes; logro que le dio el prestigio de ser considerado el primer Sabio Matemático del Perú.

Federico Villarreal: nació Tucumé, Lambayeque en 1850 y cuando tenía 23 años descubrió un método para elevar un polinomio cualquiera a una potencia cualquiera. Desde ese momento su fórmula fue estudiada por destacados matemáticos en el mundo. Fue docente, ingeniero, físico, soldado durante la guerra. Además, cumplió labores como Decano y luego Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde además recibió el honor de ser el primer doctor en matemáticas egresado de esta casa de estudios.

Santiago Antúnez de Mayolo: nació en Aija, Ancash en 1887 y en se graduó como Doctor en Ciencias Matemáticas en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1923 con la tesis sobre la “Teoría Cinética del Potencial Newtoniano y algunas aplicaciones a las Ciencias Físicas”. Fue propulsor de la construcción de centrales hidroeléctricas en el Perú, en 1958 se inaugura la Central del Cañón del Pato; en 1964 la de Machu Picchu y el 1973 la del Mantaro, bautizada con el nombre Central Hidroeléctrica “Santiago Antúnez de Mayolo”.

Godofredo García Díaz: nació en Lima en 1888. En 1906 ingresó a estudiar en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fue un alumno distinguido de Federico Villareal y lo consideraron como una de las glorias de la matemática peruana; asimismo, fue autor de más de 80 trabajos en matemáticas, física, astronomía, astrofísica e ingeniería. Una de sus grandes obras es “Análisis matemático” publicado en 1955.

Cristóbal de Losada y Puga: nació en Nueva York en 1894. Cuando tenía dos años de edad, falleció su padre y junto a su familia se mudó al Perú, constituyéndose en el departamento de Cajamarca, donde realizó sus estudios escolares primarios y secundarios. Logró el título de Ingeniero de Minas en 1919 en la Universidad Nacional de Ingeniería. En el año 1923 obtuvo el grado de Doctor en Ciencias Matemáticas, gracias a su tesis sobre «Las curvas de rodadura»; asimismo, fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales del Perú. Gozó de reconocimiento internacional, por lo que fue admitido en la Real Academia de Ciencias Físicas y Naturales de Madrid, la Sociedad Matemática Española, la Sociedad Francesa de Física y la American Mathematical Association of America. Su obra principal fue el curso de Análisis matemático.

José Tola Pasquel: nació en Lima en 1914. A través de la enseñanza consagró sus preferencias al Álgebra Abstracta, la cual introdujo en el Perú en 1945. Aportó numerosas contribuciones personales en la teoría cualitativa de las ecuaciones diferenciales, las teorías de la elasticidad, el cálculo de variaciones y del control óptimo. Fue presidente de la Sociedad Matemática Peruana, decano del Colegio de Ingenieros del Perú y miembro del Comité Interamericano de Enseñanza de las Matemáticas.

Harald Helfgott: nació en Lima en 1977, es destacado por resolver un problema de hace 271 años de antigüedad. Se convierte en el primer latinoamericano y científico más joven en ganar la Cátedra Humboldt, tras probar en el año 2013 la conjetura débil de Goldbach, que planteaba que todo número impar mayor que cinco puede expresarse como la suma de tres números primos.

¿Deseas estudiar en la UCH? ingresa aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.