¿No les ha pasado que llegan a casa después de un día complicado en la escuela o en el trabajo, y lo único que quieren es entrar a su habitación y conectarse a la red para conversar con sus amigos o ver qué está pasando en el mundo?

Seguro que sí. En mi caso, recuerdo que cuando arribaba a mi hogar la señal inalámbrica (WiFi) no llegaba a todos los rincones de la casa, sobre todo a mi habitación; y allí, empezaba la tarea más complicada, tratar de tener una buena conexión a internet.

Para no pasar por esta situación, a continuación, te ofreceré seis recomendaciones para que te conectes al WiFi sin problemas:

1. Elegir bien el proveedor

Muchas veces no nos fijamos en la velocidad que nos están ofreciendo en el contrato, pues estamos acostumbrados a la velocidad de internet de los celulares, que es poca. Los celulares tienen -en el mejor de los casos- 2 o 4 megas y por eso nos conformamos con lo poco que nos ofrecen.

Pero si estuviéramos frente a una tecnología de 3g o 4g, ahí nos daríamos cuenta de la diferencia. Por ejemplo, una película en HD de YouTube con 4 megas, se demora en descargar 10 minutos mientras su streaming va cargando; por el contrario, con el 4g esa misma película de dos horas, se descarga completa en dos segundos.

2. Analizar el nivel de tráfico que vamos a tener

Es muy importante pensar desde el inicio el número de equipos que van a requerir de internet. Esto quiere decir que, si se tiene una familia numerosa, el ancho de banda va a disminuir notablemente si todos se conectan. En ese sentido, un paquete de 10 megas es bastante bueno para hacer múltiples cosas.

3. Escoger bien el equipo

El módem tiene una gran importancia en la velocidad que podemos tener. Por ejemplo, si un operador te da 10 megas de velocidad; pero tienes un módem antiguo, es posible que desarrolles solo 5 megas.

Cabe mencionar que los módems que te ofrecen los proveedores suelen ser los más básicos del mercado. De ser posible, habría que invertir un poco más y adquirir uno mejor.

4. Escoger bien la ubicación del módem

La señal del WiFi rebota en las paredes y sobre todo en las lunas de las ventanas, pues hace refracción. Asimismo, si está cerca de artefactos eléctricos, como un microondas, se pueden provocar desvanecimientos de la red.

Les aconsejo que antes de colocar el módem, un especialista debe realizar un estudio del entorno para que llegue a todos los posibles lugares de la casa.

5. Power Light Communication

Hay otras opciones para tener una mejor calidad de internet, como los PLC (Power Light Communication), que sirven para que la red llegue a todos los rincones de la casa.

Pero, ¿cómo se utiliza?  Si vives en una casa de tres pisos, tomas un terminal y lo enchufas al tomacorriente del último piso, la señal irá por la línea eléctrica y ya no por el inalámbrico; de esta manera, llevarás la señal hasta el tercer piso conservando la velocidad.

6. Volver al cableado

Si tienes un módem antiguo o tu señal inalámbrica es mala y no consideras la opción de comprarte un PLC, entonces lo que te recomiendo es regresar al cableado.

La llegada del internet por la red LAN (Local Area Network o Red de área local) siempre es más rápida, ya que hay menos atenuación y menos pérdida. No hay nada como el cableado directo.

 

Gabriel Tirado,
Docente de Ingeniería Electrónica UCH.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *