Incluir la realización de actividades artísticas en la currícula es poco común en las universidades peruanas. Para ello, el profesor Richard Antón Talledo, Director del departamento de Estudios Generales de la UCH, nos explica los beneficios de este tipo de actividades en la formación integral.

El profesor Antón explica que las actividades artísticas en la formación integral, así como las deportivas y culturales, otorgan una serie de capacidades que son necesarias para la vida profesional, pero que no se adquieren tan fácilmente con la educación universitaria tradicional.

“Por ejemplo, la danza es más que una coreografía. El estudiante siente, comprende e interioriza el mensaje que se quiere dar. El deporte ayuda a un estudiante de educación a tener dominio de su cuerpo, lo que le permitirá ser un buen maestro. Alumnos de ingeniería y contabilidad serán beneficiados con el teatro, porque podrán exponer sus ideas ante el público”, manifestó el profesor Antón.

Es por ello que las actividades artísticas no son extracurriculares, sino que son parte de la formación integral de los estudiantes de la UCH. “Es uno de nuestros pilares”, afirmó el docente.

“No solamente formamos a los estudiantes en los ámbitos del conocimiento, que son muy importantes. Los formamos como seres humanos, una persona que finalmente se va a desarrollar tanto como profesional, como en un agente de bienestar y servicio para nuestro país”, dijo el profesor Antón sobre la formación integral.

Un ejemplo claro es en el caso de los ingenieros y contadores. Mediante el teatro y la danza aprenden a superar su temor a hablar en público y poder expresarse ante un auditorio. En varios casos, esto les ha permitido explicar sus proyectos y ganar concursos y plazas de trabajo.

“Al principio los jóvenes dicen ‘yo he venido acá a aprender y a sacar mi título’, no entienden el valor de la educación artística. Pero a medida que se van familiarizando, se van integrando y sacan provecho de la formación integral. Siempre les va a servir para interactuar con otras personas y liderar, por lo tanto, necesitan estas habilidades”, expresó Antón.

“Las personas que estudian enfermería también necesitan poder relacionarse con las demás personas, de hecho, es más crítico para ellos a partir del tercer ciclo, cuando comienzan sus prácticas. Todos nuestros estudiantes se benefician de las habilidades blandas que obtienen por medio de la formación artística”, dijo Antón.

Si deseas conocer más sobre la propuesta educativa de la UCH: Ingresa aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *