Es más que seguro que en alguna ocasión hayas visto como un amigo o familiar se ha atragantado con sus alimentos. En la mayoría de los casos a una persona le basta con toser para liberar sus vías respiratorias, pero qué sucede si no lo consigue. ¿Sabes cómo ayudarle?

Saber un poco de primeros auxilios nunca está de más. Por este motivo, en el siguiente artículo te enseñaremos cómo realizar la famosa maniobra de Heimlich, que le debe su nombre a un doctor del mismo nombre.

Paso 1: Tranquilizar a la persona

Al estar pasando por esta mala experiencia, la persona puede entrar en pánico y dificultar que se le ayude. En ese sentido, hay que intentar tranquilizarla e indicarle que sabemos cómo auxiliarla.

Paso 2: Pedirle que se ponga de pie

Como es natural, es probable que la persona se encuentre sentada al momento de ingerir sus alimentos, por lo que tendremos que pedirle que se ponga de pie. Esto facilitará la maniobra.

Ojo, de estar en una situación donde la persona se encuentra en el suelo, tendremos que adecuarnos a su posición.

Paso 3: Situarnos en la posición correcta

Una vez que has logrado que la persona esté de pie, debes situarte detrás de ella y poner un pie delante para poder sostenerla en caso se caiga.

Luego, deberás colocar una mano en forma de puño a la altura del estómago y la otra mano encima de la persona.

Paso 4: Realizar una serie de constricciones abdominales

Con las manos en posición, deberás presionar hacia adentro y empujar hacia arriba las veces que sean necesarias para que la persona pueda expulsar el objeto que no le permite respirar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *