Muchas veces los niños ven a las matemáticas como el antagonista de una película de terror, sin apenas darse la oportunidad de conocerlas mejor y dejarse absorber por el apasionante mundo de los números; siendo este, más útil de lo que piensan.

Si eres un padre de familia y tu hijo odia las matemáticas o tienes un conocido que también las rechaza, a continuación, te daré cinco recomendaciones para propiciar su interés por los números.

  1. Evita las actitudes negativas hacia las matemáticas

Cuando le dices a tu hijo “soy malo para los números” o “nunca me fue bien en matemáticas”, estás contribuyendo claramente a que él sienta el mismo rechazo hacia esta ciencia.

Sin querer, podemos estar convirtiendo a las matemáticas en un ogro, más traumatizante que el mismo “cuco” que los visita cuando no quieren comer.

Otro aspecto que puede resultar negativo es contratar a un profesor para que ayude a tu hijo con los cursos de números, dado que esto puede resultar contraproducente, ya que es usual que terminen haciendo la tarea del niño y los alejen más de las matemáticas.

[KiwiClickToTweet tweet=”‘Al hablar de matemáticas con un niño, hazlo de manera positiva’, @uchperu.” quote=”Al hablar de matemáticas con un niño, hazlo de manera positiva.”]

  1. Encuentra la relación entre las matemáticas y la vida diaria

Los que piensan que las matemáticas solo se tratan de saber sumar y multiplicar están muy equivocados, dado que estas se encuentran presentes cuando analizamos, resolvemos problemas y realizamos actividades diarias.

Estamos haciendo matemáticas todo el tiempo; por ejemplo, si salimos de casa, tenemos que elegir la mejor ruta, decidir qué carro tomar, a qué hora salir, etc. A esto se le llama: optimización.

Asimismo, usamos las matemáticas cada vez que pagamos, calculamos un descuento o miramos el kilometraje para decidir si toca una nueva revisión técnica en el mecánico.

Por ejemplo, si hoy llegaste a tiempo al trabajo o si estás decidiendo qué comprar a la hora del almuerzo, todo eso requiere de un pensamiento lateral, es decir: matemático.

[KiwiClickToTweet tweet=”‘Las matemática es el alfabeto con el que Dios escribió el mundo’ , Galeio Galilei. @uchperu.” quote=”‘Las matemática es el alfabeto con el que Dios escribió el mundo’ , Galeio Galilei.”]

  1. Infórmate sobre los beneficios y habilidades que nos dan las matemáticas

Si uno estudia matemáticas podrá desarrollar una serie de capacidades y habilidades que permitirán a la persona desempeñarse con éxito cuando realice estudios universitarios o se inserte en el mercado profesional.

Sea en una empresa privada o pública, la persona que sabe matemáticas estará en la capacidad de ayudar en la resolución de conflictos o adaptación de tecnologías; además, de manejar conocimientos y lenguajes necesarios para comunicarse de manera clara con diversos profesionales.

  1. Elimina la idea de que, si es bueno en letras, es malo en números

Es erróneo pensar que si es bueno en comunicaciones o leyendo es porque es malo en números, o al revés. Los filósofos griegos eran también excelentes matemáticos.

¿Necesitas otro caso? Lewis Carroll, matemático y autor de Alicía en el país de las maravillas, es un claro ejemplo de que se puede ser bueno en letras y números.

Asimismo, es equivocado pensar que las letras y los números están desligados; por ejemplo, para que puedas solucionar un problema debes comprenderlo primero y para eso debes tener buena comprensión lectora.

[KiwiClickToTweet tweet=”‘Los filósofos griegos eran buenos tanto en letras como en números’, @uchperu.” quote=”Los filósofos griegos eran buenos tanto en letras como en números.”]

  1. Haz las clases de matemáticas más motivadoras

Si los alumnos no ven mucha relación entre lo que aprenden en el aula y su entorno, no se interesarán en aprender matemáticas; esto, porque no verán su aplicación en ningún problema cercano a ellos y pensarán: ¿de qué me sirve resolver una ecuación?

Por este motivo, la forma en que un docente enfoque la enseñanza de las matemáticas tendrá mucha influencia en su aceptación o rechazo por parte de los estudiantes.

El docente debe apostar por nuevas técnicas de enseñanza e incentivar a los estudiantes, no solo a resolver problemas, sino a planteárselos y buscar los datos necesarios para su solución.

En ese sentido, se debe evitar que los estudiantes aprendan de memoria las fórmulas y ejemplos que se le dan en clase. porque ¿qué sucede si se le cambia el enunciado de un problema? Exacto, no sabrán cómo razonar y mucho menos resolverlo.

Si eres profesor de matemáticas no te limites a enseñar la fórmula, explica cómo surge[KiwiClickToTweet tweet=”‘Si eres profesor de matemáticas no te limites a enseñar la fórmula, explica cómo surge’, @uchperu.” quote=”Si eres profesor de matemáticas no te limites a enseñar la fórmula, explica cómo surge”].

Denis Mendoza
Matemática/Docente UCH

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *